Avisar de contenido inadecuado

Rumores que van... rumores que vienen...

{
}

... pero siempre se quedan.

Los rumores, para una mente como la mía, son sólo pequeñas moscas alrededor de mi cabeza de las cuales, al par de segundos, no recuerdo. Pero, como en todo, hay excepciones. Hay moscas de colores -de verdad que hay moscas de colores- que se retienen en mi memoria, transformándose en toda una osadía pues puedo recordarlas. Y cuando estoy en mi sillón de mi apartamento en la Gran Vía -ya no sé si vivo en la Gran Vía o debajo de un puente en Cuenca-, recuerdo la cara de esas moscas de colores y sonrío. Quizás porque me doy cuenta que soy algo más que un simple pez con una memoría reducida y muy fácil de impresionar.

Dentro de mi pecera común -llamada también piso hipotecado de por vida- veo, leo y escucho noticias de la farándula televisiva. Hay algunas que sólo pasan por mi lado como moscas normales y otras que, todo lo contrario, pasan ante mí como luciérnagas mosquiles -y que, si formasen una hilera, parecerían sacadas de la iluminación de un puticlub-, y las recuerdo después de mucho tiempo.

Este es el caso de una noticia que he leído hoy. ¿Qué hace una chica de 22 años saliendo, aparentamente, con un chaval de 19? Nada bueno, eso seguro.

{
}
{
}

Deja tu comentario Rumores que van... rumores que vienen...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre